Blogia
Cristofor Gartza

Pasión de tontorrones

 

Breves apuntes sobre la apasionada sociedad:
 
Esta sociedad tiende a apegarse a todo aquello alejado de lo que entendemos como elevado. Prefiere lo fácil a lo difícil, lo rápido a lo elaborado, lo vacío a lo profundo...
El hombre de éxito admirado es el que se enriquece construyendo pisos o campitos de golf a costa de los incautos o, aún peor, de la Naturaleza. Y si las montañas de billetes (o acciones de esas) las amasa en poco tiempo es el no va más. La sociedad del escaqueo, del espabilado, del explotador...
Luego, en el aspecto emocional del urbanícola común exactamente ocurre lo mismo. Todo se dirige a los "sentidos", cine, televisión, publicidad, etc. Se nos dirigen una serie de continuos "inputs" emocionales que intentan (y consiguen generalmente) crear un estado de ansiedad emocional.
Encendemos la televisión y vemos un montón de chicos en el instituto que se pasan el día en la cama, faltando al respeto a sus mayores que tiene amores grandiosos, amigos grandiosos, muchísimos sentimientos que vomitan continuamente contra nuestras faces (luego encima todos pasan de curso). Eso sí, los muy imbéciles están totalmente "liberados".
Llegan los anuncios y si queremos "disfrutar" de la vida tenemos que comprar un coche marca tal. Si queremos que las mujeres nos bajen los pantalones por la calle tenemos que comprar colonia (o perfume ui!) tal.
Vamos al cine y vemos a un afeminado y a una anoréxica que se conocen y a la media hora se prometen amor eterno supersuperguay.
Todos tiene que ser rápido. Compra, cánsate rápido y vuelve a comprar. Las emociones no escapan a la dinámica.
El "amor" que entiende esta sociedad no es más que otro objeto de consumo. Cuando quieres una nueva emoción o ya no "sientes" lo que "sentías" no tienes mas que buscar rápidamente un "nuevo amor" (1). Reflexiona por si no sentiste algo más que un animalesco instinto y te creíste que era una película de Hollywood.
 
 
El urbanícola asume la irrealidad y termina con algún tipo de depresión cuando no recibe nada de lo que le prometieron y está agotado de "comprar". Tampoco recapacitará no os preocupeis, es un esclavo inconsciente y, además, seguro que podrá seguir consumiendo algún tipo de medicamento para curar sus maltrechos sentimientos. Cosas del progreso.
Así pues reclamo el Hombre Soberano, insolidario, estoico y auténticamente rebelde. El que no muestra más que indiferencia hacia el ciudadano común en su llorera depresiva y desprecia el sistema.
 
 
(1) Platón, pone en boca de Pausanias en "El banquete o sobre el amor" la existencia dos tipos de amores. Aquél que va dirigido a los sentidos y que es preciso evitar, representado por la Venus popular hija de Júpiter y Dione. Y el amor dirigido al alma, repesentado por Venus Urania, hija del Cielo y que no tiene madre "el amante debe amar el alma y el alma la virtud".
Creía Platón que el amor auténtico estaba dirigido por la inteligencia, luego por el sexo masculino por considerarlo más inteligente. Hoy en día consideraría esta visión como muy optimista.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Breno -

Muy buena sintesís del "weltschaung" del hombre (por decir algo) actual.
Aunque por desgracia ese espiritu , no se da solo en las urbes, sino también en ambitos rurales.
La homogeneizacion ha llegado a tales extremos que es imposible hallar diferencia alguna entre urbanícolas y la gente de campo, que a pesar de estar en un contacto mas directo con lo Natural, se ha degradado hasta tal punto, que sus afanes y ambiciones son los mismos que los del vulgar hombre de ciudad.

Muy interesante la linea que estas llevando, equidistante tanto de la rancia derecha como de la mugre progresistas, ambas diferentes caras de la misma moneda de la modernidad antitradicional

Socialismo - Imperio -Tradicion
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres